Definiciones: el silencio

El pelo castaño se le resbalaba entre los dedos y se esparcía sobre la almohada blanca; juntos, echados en la cama, veían el agua golpetear sobre el cristal, empezaba a anochecer, la luz dejó un ambiente azulado dentro de la habitación; se escuchaba el viento entre las ramas y las pisadas de alguien abajo, en la calle. Ellos estaban allí, él jugueteando con el cabello de ella y ella acurrucada junto a él, ambos tumbados en la cama. No había nadie en la casa y la música estaba apagada, tampoco hablaban, ¿para qué? El silencio era suficiente para expresarse, cualquier palabra sobraba. Sólo tenían el calor que emanaba de sus cuerpos desnudos; estaban muy juntos, inmediatos uno de otro, como dos animales amantes que se procuran calor en una tarde fría. ¿Se querían? Sí, claro que sí pero no se lo habían dicho, era suficiente con el silencio.
Es como un dios, es una sabana de seda ligera que arropa los jóvenes cuerpos, es donde la física desaparece y la piel de uno continua en el otro. Por su influjo en una tarde fría se vive y se muere a la vez y son uno y no se rompen jamás esos lazos, el momento es eterno como el mismo panteón glorificado y quienes lo disfrutan son felices aún sin palabras, sin elucubrar, sin nada…
Amar con el alma en silencio es el amor más puro.

Podrás encontrar este texto en a vuelapluma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s