Octubre

Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Octubre siempre lo he sentido de la misma manera que siento al leer el soneto “otoño” de J. R. Jiménez, cuya primera estrofa es con la que abro esta entrada.

En efecto, para nadie escapa la llegada de este otoño que a mí, quizá por cuestiones personales, se me antoja más melancólico que otros pasados. Septiembre ha llegado y se ha ido volando, aunque no lo sintiera pasar tan rápido; de hecho casi podría decir que he advertido cada minuto de cada día.

En cuanto a mis ocupaciones: La vuelta a la universidad ha sido bastante gratificante, aunque el trabajo ya empieza a acumularse. Entre mis lecturas de este mes he tenido el curioso placer de leer “The road”, un libro de Cormac McCarthy que me ha resultado distinto a lo acostumbrado, me ha parecido un buen material pero estropeado por ese distinguible sabor metálico que deja lo comercial y que se quedó en mi paladar, claro que es sólo una impresión propia. De mi trabajo de escritura puedo indicar estoy inmerso en ese primer proyecto del que he hablado en la anterior entrada. El caso es que estoy finalizando dicha novela por fin y a pesar de que me haya resultado agradable escribir sus páginas ya empiezo a sentir hartura, ha sido un proyecto demasiado largo y deseo terminarlo para poder dedicar mi tiempo a otros textos y a la misma progresión de la historia que comienza en la novela, por cierto si sentís curiosidad podéis echar un ojo al apartado de “proyectos” donde se muestra en qué estoy trabajando.

Del blog todos sois testigos de su progreso, poco a poco voy llenándolo de textos, os ruego paciencia en este punto ya que he de ir rescatando lo que aquí voy colgando. Se admiten sugerencias y comentarios claro.

Sin nada más que contar, siempre vuestro.

Anuncios

2 comentarios en “Octubre

  1. El otoño… ¡Ay el otoño! Qué tendrá… que nos inspira, pero que nos pone tristes, melancólicos. Esos silencios otoñales, distintos a los del invierno. Esos colores… esos sí, completamente distintos… esos ocres, esos verdes deslucidos… el olor de la lluvia sobre las hojas caídas…
    El tiempo pasa. Si pasa rápido no es mala señal. quiere decir que hay cosas que han merecido la pena y que han hecho que todo fuera un suspiro… que hemos disfrutado… sip.
    Llenarás este blog de escritos. Sin pausa, sin prisa. Serán por lo que he visto en lo poco que has publicado, cosas interesantes. Pero… te voy a sacar un pero: de la forma que tienes organizado el blog, no es fácil ver las cosas nuevas que vas colgando. Porque no aparecen en la portada… y si no aparecen, los lectores de feeds, no se dan por enterados. Un visitante poco avezado, o con poco tiempo, salvo que vaya una por una visitando las páginas o secciones que le has dado al blog, no verá que has actualizado. Y alguien que confía en el reader, o similar, pensará que tienes dos entradas, ésta y las intenciones. Es simplemente una sugerencia.

    Besos.
    Muchos.
    envueltos.

  2. ¡Qué vergüenza!
    Que comentario más largo.
    Espero que me perdone el autor de este blog. Esto es ahora… no te quiero ni contar si cogemos confianza. Intentaré contener mi verborrea, e ir al grano. Grano corto además.
    Sip.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s