Absoluto

Siempre se encuentra en la luz tornasolada del invierno y sus mañanas alguna pequeña voluta, irresoluta y perdida, que no es capaz de existir sin dejar de hacerlo. Es una paradoja ínfima que no merece la atención si no para observar durante un preciso instante la mente en blanco y ningún pensamiento baladí y todos los del mundo a un mismo tiempo. Es extraño, como los vagones que ayer estuvieron abarrotados y hoy apenas tienen vida, orugas de metal huecas que vagan de un lado a otro sin pensar ni preocuparse por ello.
Ese átomo infinito que observamos no es otra cosa que Dios, pues ante el instante en que pervive lo adoramos mudos de admiración, nada se mueve, nada hay mas lo hay todo y es nada hasta que desaparece.
Las puertas se abren, alguien entra al vagón, el tren perdió su magia, ya no se arrastra hacia cualquier parte, ahora tiene de nuevo conciencia y está atado por una línea tan definida que salimos al frío cortante de esta mañana y todo da vueltas por su peso real. Paso a paso caminamos dejando que los pies sigan su memoria, pero atrás queda, en las huellas, parte de ese polvo mágico que nos impregnó la partícula definida. Tanta crueldad es difícil de digerir y no lloramos por el anhelo de lo perdido debido únicamente a la sana costumbre, cicatriz perenne de nuestro cuerpo.
Pero a veces, en pocas ocasiones, se sucede un milagro, ese cruel punto de verdad se difumina y entonces ocurre. Lo ilumina el amarillo invernal y le pone textura resaltada, colores si bien no fuertes sí definidos, quizá le acompañe una voz profunda y una sonrisa clara, no habrá más pero tan sólo esos ojos brillantes y cercanos que arrancan el aliento, que te miran y vuelves a encontrar entre el iris más oscuro una mota dorada, alguna pequeña voluta que te muestra el infinito, lo absoluto. Y sonríes.

Podrás encontrar este texto en a vuelapluma.

Anuncios

Un comentario en “Absoluto

  1. Eres críptico y demasiado claro. No te comprendo pero al leerte me entiendo mejor a mí misma. Supongo que no es tú intención pero me aclaras sentimientos confusos y activas en mi mente resortes que no sabía que existían.
    Cada palabra es un mundo y tus textos son largos caminos aún en las más pequeñas oraciones.
    No te detengas.
    (:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s