Desengaño

-¿Lo hacemos complicado o es complicado? –Preguntó Damel.
Elisa le observó de pronto, como sorprendida por aquella pregunta. Fue franca:
-No lo sé.
-Eso no me vale –Respondió el chico, levantándose del sillón y acercándose a la ventana-. Yo creo que la respuesta sería: ambas. Es complicado porque cualquier relación es compleja. A veces es difícil entenderse uno mismo, más entender a otro y comprender el lazo común… muy difícil, muy difícil. También lo hacemos complicado, porque está en nuestra naturaleza liar más las cosas, pero lo hacemos complicado porque lo es. ¿entiendes? Es paradójico, pero precisamente porque es complicado pensamos demasiado y queriendo simplificar lo liamos todo.
-Damel, es imposible que llegues a algún punto…
El hombre bajó la cabeza, estaba cansado, exhausto. En aquel momento ya no sabía nada, le parecía que todo estaba perdido o que al menos no tenía ya sentido.
-Tendrás razón… supongo que a veces cuando nos dicen “no”, quieren decir, precisamente, “no”.
La mujer estaba incómoda, se frotó los brazos mecánicamente, una manía que le había acompañado desde niña y en la que Damel se había fijado desde el primer día que se conocieron. Estaba nerviosa.
-Pero a veces –prosiguió él, mirándola directamente a los ojos-, por mucho que tu dijeras no, luego me besabas, me querías, me decías sí con todo tu cuerpo menos con tus labios.
Ella apartó la mirada.
-Me confundías…
-Te gustaba esa confusión –suspiró-. O quizá no… ¡qué se yo! Apenas me aclaro de nada. Ahora siento que me he aprovechado de esos besos que te arrancaba… cuando lo cierto es que nunca me has tocado, ni mostrado otro signo de interés que el de aceptar mis caricias. Quizá fuera amabilidad amistosa que yo no supe interpretar…
-Cállate ya, por favor… -Ella se sonrojaba, bebió un sorbo del vaso que volvió a dejar sobre la mesa.
-No, lo siento –negó él-. Si esto debe ser una despedida, si debo rendirme, al menos déjame hablar… las palabras tienen ese poder de desahogar un poco el alma atormentada. Ya sabes que soy un dramático –Hizo una pausa observando nada en particular a través de la ventana, se sonrió- y ni siquiera sé ya que decir… ¿eres feliz?
-Razonablemente –contestó ella, tímida, sin atreverse todavía a buscarle la mirada.
-Entonces todo está bien.
-Oh, Damel, lo siento. Te quiero, pero como amigo.
-A mi no me vale, Elisa. Lo sabes. Lo siento, no quiero perturbarte, pero ahora mismo me siento en mi egoísta derecho –la miró, ella mantenía los ojos fijos en el vaso de agua medio vacío-. Ya sé que no soy mucho, que no puedo dar mucho. No tengo morbo alguno, tampoco, flaco y demasiado bueno… pero tenía la esperanza. Es absurdo, o no, somos humanos al fin y al cabo. Pero sí es patético, eso sí, no me quita el titulo nadie ahora mismo. Obcecado como un caballo con antojeras, que sólo se fija en un camino y no quiere ni puede ver más allá porque le da miedo lo que puede encontrar…
-Me entristeces…
-No es culpa tuya, Elisa. Realmente no tienes culpa de nada. Estoy triste, algunos dicen que soy triste… se me pasará. Tú no tienes la culpa de no quererme, a nadie se le puede acusar de eso. No tiene sentido. No puedo obligarte, y de poder no querría hacerlo. Pero me apena, me apena mucho y a eso tengo derecho. Tengo derecho a ser infeliz y llorar cuanto quiera llorar –Damel sacudió la cabeza vigorosamente-. Perdona, es una deformación profesional, ya sabes que los actores de drama nos ponemos así a menudo… somos un poco exagerados de sentimiento. Que se le va a hacer…
-Damel, déjalo ya, por favor.
-Sí, lo dejo –consintió el chico-. Ya de nada sirve. Pero admíteme que eres feliz.
-Lo soy… más o menos.
-Eres maravillosa.
-Exageras.
-Preciosa.
-Del montón.
-Inteligente.
-Te equivocas.
-Y humilde.
Ella calló, algo enrojecida.
-Me voy –continuó al fin al ver que ella no decía más-, eres maravillosa, repito. Recuérdalo siempre. Nada más, dame un beso en la mejilla –ella se lo dio-. Gracias. Cuídate mucho, me voy, me voy… adiós.

Anuncios

Un comentario en “Desengaño

  1. Julius_bcn dijo:

    Muchacho, es la primera vez que te leo y te aseguro que no será la última, tienes mucho que decir y sabes como hacerlo. Te pongo en mis “favoritos”.

    Ánimo y sigue así. Un abrazo.

    Julio Q.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s