Va de verano

Verano.
La etapa estival es el tiempo perfecto para que todos, abandonando nuestras ocupaciones habituales, podamos entregarnos el ocio. El placer de no hacer nada, de poder quedarse en la cama hasta tarde y de descansar es algo que nos parece muy apetitoso tras los largos meses de trabajo o de estudio. Salir de la monotonía, he ahí el verdadero objetivo de las vacaciones de verano, y digo verdadero ya que en inicio si nos preguntan podríamos decir rápidamente que el quid es el descanso. Sin embargo no, viajar a la playa, de turismo rural o con fines de adquirir conocimiento o para acudir a esos festivales que proliferan ahora, es sólo un ejemplo del estrés al que nos sometemos bajo la excusa de descansar. Es mentira pues, pero lo creemos así, sencillamente buscamos salir de ese día a día, como ya antes decíamos, cosa que está muy bien. El perfecto ejemplo de descanso sería viajar, sí, a un lugar agradable, acudir a un hotel donde nos lo den todo hecho y no tener que hacer nada que no queramos hacer, que no nos apetezca. Algunos harán esto, no digo que no, pero la mayoría no cumplirá esos requisitos y se complicará la vida buscando un descanso intenso y encontrando uno parcial, aunque bien disimulado.
Tras esta consideración puramente privada acerca del verano, me volveré un poco egocentrico, por considerar que comentar mis pobres avatares quizá interese un minimo a quien lea este blog de cuando en cuando. El caso es que estando ya en el ecuador del verano, me veo en mi ciudad natal, en donde pasaré posiblemente todo el mes y donde espero recibir la visita de algunos amigos. Julio, por el contrario, transcurrió con un servidor entre Madrid y Huelva. Mi tiempo lo he dedicado y lo dedico al descanso (lo intento) a la escritura y, por supuesto, a la lectura.
De mis proyectos, “s”, que anunciaba ya hace muchos meses en la pestaña correspondiente, ha sido terminado. El resultado es un ensayo novelado como me he obligado a considerar ya que todo gira alrededor de un mismo tema: la locura. La idea se defiende desde varios puntos de vista hasta llegar a la tesis final. Sin embargo el modo de hacerlo, lejos de ser de la manera que estamos acostumbrados en un ensayo, es en forma de novela. Un pequeño juego que me he permitido por experimentar a ver qué ocurría, sin embargo no es algo ni mucho menos nuevo.
Terminado “S”, cuyo título definitivo ha cambiado, perdónenme no incluirlo (comprendan la prudencia exagerada y sin sentido de un autor tan novel como este vuestro humilde servidor) me he dedicado a esa novela que nunca he llegado a terminar y que ya lleva demasiados años en elvientre tenebroso de la imaginación. Si todo va bien antes de verano estará terminado el borrador definitivo, listo para la corrección de esos errores ortográficos que siempre se escapan o de los últimos detalles estilísticos.
Sobre el futuro siempre está demás hablar, pero ya me atrevo a considerar otros trabajos en los que me embarcaré cuando esté terminada la mencionada novela. Veremos qué termina siendo…
Y en cuanto a mis lecturas veraniegas: “Memorias de George el amargado” de Mirbeau, fue el primero que he tenido el placer de leer. Se trata de un libro no muy extenso que, sin embargo, es una joya narrativa; utiliza una ficción de memorias para contar la historia de una vida corriente desde una perspectiva muy interesante. “El conde de Montecristo” del merecidamente famoso Alexandre Dumas fue la segunda obra que han pasado por mis manos este verano, junto con los sonetos de Shakespeare y una relectura de varios poemarios de Lorca. En estos momentos me encuentro leyendo “Vacio perfecto” de Stanislaw Lem y “la divina comedia” de Dante, el tomo de el infierno en particular. Quedan para después una novela de fantasía, del polaco Andrzej Sapkowski: “la sangre de los elfos”, tercer libro de la saga de Geralt de Rivia, muy recomendable para los amantes de este género a menudo despreciado. También he dejado para el final dos obras de filosofía muy interesantes, por un lado el “tractatus logico-philosophicus” de Ludwig Wittgenstein, y por otro “la fabrica del bien” de Antonio Valdecantos, un libro brillante sobre lo intrincado de la moral y el eterno debate entre el bien y el mal. (Por cierto, podéis visitar su sitio web, que encontrareis en la lista de enlaces de este mismo blog, recomendable para acercarse un poco a la obra de este filósofo)
Para vuestro humilde servidor será pues un verano tranquilo, dedicado casi por completo a la literatura, arte siempre tan amable para cualquiera que se quiera abandonar un poco a él.

Sin más me despido, ofreciendo mis disculpas por el periodo de ausencia, prometiendo seguir publicando aquí, aunque más espaciadamente hasta inicio del curso académico, y deseandoos un buen verano en el que logréis descansar, leer un buen libro y huir con éxito de la perversa monotonía.

Anuncios

3 comentarios en “Va de verano

  1. Saiz dijo:

    A mi personalmente me gustaria dormir mas este verano, pero hoy mismo he decidido quitarle mas horas y me he ido a comprar un par de libros, no tan apasionantes como los tuyos, pero bueno por lo menos me haran parecer culto en el bus (enga que se que te pica la curiosidad: el origen de las especies, evolucion y el gen egoista, a que paerzco listo y to xD mah)

    seguro que a pesar de que se te pinte un verano trankilo mejora sustancialmente 😉

  2. Pues yo estoy leyendo un libro policíaco. Y está guay. Sip.
    Y estoy leyendo también un libro de Mendicutti, que para variar, y como el anterior, no recuerdo el título exacto. Mañana los pongo.
    E iba a empezar con la saga Crepúsculo… ¿qué te parece?
    😛

    Yo este año, si me cojo vacaciones, intentaré que sean verdaderamente para descansar.
    Sip.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s