último instante

Tic tac, tic tac, tic tac, tic tac.
Me martillea el sonido del reloj. Es ensordecedor, es terrible. Poco a poco todo se va nublando. ¿Cómo empezó? Ya no lo recuerdo… ¿qué me pasa? ¡oh! Ya sé, ya sé…
Cristina se enfadará y Marcos también, seguro que aporrean mi puerta exasperados… pobres amigos, lo siento.
Creo que debería haber sido conveniente escribir algo para este gran momento… unas últimas líneas gloriosas ¿verdad? Sí, hubiera sido lo más conveniente. No lo he hecho, se me ha caído la pluma… claro, no tengo fuerza en los dedos… ¡Qué colores! Nunca me había fijado en lo maravillosas que son las flores. ¡OH! Me atruenan los oídos ¿qué es eso? Música… es opera, casta diva… ¿quién canta? Caballé o quizás sea otra, no distinto nada. Intento levantarme, pero no.
La mesa. Sí, ahí está el vaso de whisky, vacío, las pastillas al lado, desparramadas, faltan la mayoría. ¿Cuántas tomé? Me han envenenado… Grito… sólo ha sido un gemido ronco. No, no me han envenenado, he sido yo. ¿Por qué Edgar? ¿Por qué te has suicidado?
Qué torpe soy, he tirado el florero… Necesito aire… me duermo, no quiero dormir. ¿Por qué he hecho esto? ¡Espera! Lo recuerdo. Sí, tenía razón. Me tumbaré en la alfombra, me he caído, mis brazos se abren… gimo, me duele el pecho. Ya no puedo moverme, la luz se terminó, la música tiembla sobre mi casi cadáver, pero yo no puedo escucharla. Ya casi no hay dolor… me cuesta pensar con claridad… Mañana los periódicos dirán que Edgar Barceló, el gran pintor, ha aparecido muerto, se ha suicidado en su casa porque le han abandonado… otra vez… otro amor que no funcionó… ¿cuántos son ya? Demasiados, muchas sombras que han pasado por mi vida sin querer quedarse… Soy un ogro que espanta a todo el mundo… ¡qué estúpido soy matándome! Pero ya no habrá dolor, no habrá nada, será estúpido… pero indoloro…

tic tac, tic tac, tic tac, tic tac.
¡ah! Eres tú… te reconozco…
sí… vámomos.
tic tac, tic tac, tic tac, tic tac.

Anuncios

2 comentarios en “último instante

  1. Carlos dijo:

    Bueno, a veces me congratulo de que el reloj siga sonando. Me hace recordar que el tiempo sigue pasando. Cosas que van quedando atrás, enterradas bajo un montón de segundos que, aunque a veces se hacen los remolones (perros, como se diría en Málaga), siguen pasando inexorablemente. Y los que vienen por delante, que siempre traen alguna sorpresilla (y si te descuidas un par de yoyas).
    Carlos
    (aka Tarn)

  2. Bello relato. Trágico… pero bello.
    Sabes, yo siempre he creído en el arrepentimiento. Por eso, Edgar Barceló, debería haberse tomado un instante de reflexión antes de tomar una decisión, de la que no podría arrepentirse.
    Amor, ese obscuro concepto tan dramático, tan sobrevalorado, sobre todo para los que no lo disfrutamos. A veces buscandolo, perdemos otras cosas importantes.
    No sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s