La moda y Madrid

Serrano hoy, 25 de septiembre, “abrirá” sus puertas con un VIP day (Very Important Pedestrian Day) al más puro estilo de las citys de la moda de otros tantos lugares. Tras dos años de reformas, esta calle de tiendas de lujo, por algo se insiste en llamarla la “la milla de oro” sigue con su pretensión de convertirse en un referente de todo el boato en España, acercándose así a otras grandes calles como la fifth avenue de New York, la New Bond Street de London o les Champs Elysées de París. Madrid apenas figura en el mapa de las calles más caras del mundo, de más glamour y estilo, eso es lo que poco a poco se intenta de remediar. ¿Como? Además de esta inauguración, todavía estamos aspirando el perfume de la Cibeles fashion week, y por si fuera poco en este mismo mes hemos disfrutado de la Fashion’s Night Out Madrid, organizada por la revista Vogue. Parece que nuestra capital está a la moda más que nunca, buscando su rincón en esta industria de millones que se fundamenta en el buen gusto.

No nos dejemos marear, uno podrá pasar mañana por la calle Serrano, “estrenando” esa calle, como nos repiten desde unos carteles de color rosa que hay por todo el centro, y sentirse un poco despistado ante lo que parece que será un derroche de glamour, gente bien vestida y ropa cara. ¿Por qué tanta fascinación? Bueno, sin duda todo esto tiene su explicación. Que Madrid pretenda ser localizado como un punto de este mundo no es raro, al fin y al cabo, como ya comentaba arriba, es una industria que mueve millones. La pregunta detrás que quizá sea más difícil de hacer es la siguiente: ¿Por qué mueve millones?

La moda, el mundo de la ropa y complementos agrupa un sin fin de prendas, de vendedores, tiendas, fotógrafos, modelos, diseñadores, escritores, maquetadores, empresarios y mucha más gente que vive de ello, pero viven porque es un negocio que funciona. ¿Por qué funciona? Habitualmente se tendía a decir que era cosa de mujeres para ponerse guapas, algo así como una característica del voluble género femenino. Sin embargo el mundo de los hombres nunca estuvo exento de ciertos patrones de moda, quizá más sobrios, pero siempre hubo algo, nadie puede negar esto. En los últimos años, el cuidado sobre el aspecto se ha generalizado, superando también esa vieja barrera del mundo masculino. Todos buscamos estar guapos, todos recurrimos a la moda en mayor o en menor medida, buscando una imagen que mostrar. Ahí está el quid. La moda se ha convertido en el método contemporáneo de expresión del individuo. Las artes han quedado relegadas a unos pocos con talento o inspiración. Es cierto que sigue habiendo una gran cantidad de personas que escriben, componen música o la interpretan, que bailan, pintan o son actores; sin embargo hay gente a la que nada de eso le atrae o que, con el tiempo, se olvidan de esos “hobbys”.

En cierto sentido, nada descabellado si nos paramos a pensar, la moda se ha convertido en un arte con mayúsculas. Es arte porque el diseñador es un creador que expresa su imaginario dando forma a un objeto que se reflejará, no sólo como el producto de su creatividad, si no también como garante de una serie de conceptos, de cultura, de ideología, de religión, pensamiento e incluso de historia. De otro lado, es también arte porque con ese producto que ha sido diseñado, un individuo cualquiera puede tomarlo y transformarlo, interpretarlo por sí mismo modificándolo o acompañándolo de otros productos, creando así mismo una nueva composición que le servirá como forma de expresión de sí mismo.

Todos los días nos vestimos, decidimos sobre un conjunto de prendas muy diversas que ya de antemano hemos elegido en la tienda para que represente por nosotros esa imagen que queremos dar al mundo. Incluso cuando no elegimos ni compramos, cuando nos limitamos a ponernos ropa heredada o de hace años, aunque vistamos sin ninguna preocupación por lo que llevamos puesto, aún entonces estaremos optando por mostrar esa impresión concreta de dejadez ante los demás.

Lo fantástico de la moda es que permite unas permutaciones infinitas, haciendo posible mostrar tantas obras como nuestra imaginación pueda concebir y nuestra cartera conseguir. La moda nos describe a nosotros mismos según nuestra selección. Lo que llevamos puesto revela bastante sobre la personalidad de cada uno y juzgar a alguien por la “primera impresión” quizá sea precipitado, pero es inevitable y una manera inmejorable de ver cómo se revelan muchas de las características de las personas.
Es un gran negocio que, lejos de ser despreciado como algo menor en lo que no merece la pena fijarse, debería ser considerado con un mayor interés por esos grupos que aún creen no haber sucumbido a la industria de la moda, porque lo han hecho, aun al elegir no decidir.

El VIP day de la calle Serrano es, sencillamente, una exposición de lo más caro que hay en este arte, un recorrido por algunas de las tiendas especializadas en la ropa con más ceros en sus etiquetas, y también un homenaje a la moda, buscando dejar constancia de que es un mundo glamuroso donde están los que más dinero tienen, las personas más importantes del país, que se pasean por una calle de Madrid. Serrano busca que la mimen, ¿lo conseguirá?

Anuncios

2 comentarios en “La moda y Madrid

  1. sonia dijo:

    Pero la moda, al contrario que el arte no esta hecha para todo el mundo, no todo el mundo puede disfrutarla igual, sea por dinero o por tallas, aunque habiendo dinero, quizás lo de las tallas se pueda solucionar.

  2. No sé… yo creo que Serrano ha sido ya hace muchos años una calle famosa por el glamour y por sus precios y exclusividad. Ahora lo que pasa es que se ha lavado la cara, aprovechando un aparcamiento. Espero pasearme por ella sin moqueta y demás… para comprobar la efectividad de los cambios.
    En cuanto a la moda de hombre, pues… yo creo que es algo muy reciente. Hasta hace pocos años, el hombre se suponía que vestía traje y ya. Y eso está cambiando, pero muy despacio. Porque para muchos hombres, la moda sigue siendo cosa de gays. Es decir, que el ponerse guapo y cuidar el aspecto, no es cosa de hombres. de hecho, la mayor parte de los diseñadores, no tienen línea de hombre. De hecho, los modelos masculinos más cotizados, están a años luz de sus homólogas femeninas. en la semana de la moda de Madrid, por ejemplo, no hay un solo desfile de hombre solo. Y los que combinan mujer y hombre, no sé si llegarán al 15% de los desfiles, siendo además testimonial su participación, yo creo que para dar cancha a Jon Kortajarena.
    Y paro, porque esto da para mucho… ains.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s