Roger Heinrich Köhner

Roger Heinrich Köhner conocido con el sobrenombre Der Kein-Kraus por la obsesión que le llevó a la matanza sistemática de todos los miembros de la familia Kraus en 2234. Fue uno de esos personajes que la historia no se podía haber ahorrado, único en su tipo, ambicioso, fanático y furtivo. Köhner estudió leyes y doctrinas en la universidad de Utërmbrich, graduándose cum laude y doctorándose con un trabajo titulado “de la moralidad impuesta a la practica dispuesta”. Su obra fue acogida con muchos comentarios y levantó criticas y elogios por igual.

En 2221, con tan solo veintitrés años, habiendo aprobado las oposiciones de juez del estado, se le ascendió a magistrado inquisidor de tercer orden, pasando a ser una figura política de gran repercusión. Cinco años después Köhner era magistrado inquisidor de primer orden y en 2230 llegó a ocupar, tras el suicidio de Marcel Blanchemon, el cargo de ministro de moral y ley. Köhner comenzó entonces una serie de conspiraciones entre las que se encontraron el asesinato de los Kraus, familia del político huido Richard Kraus, que tras la ola de muerte sobre sus seres queridos apareció para ser juzgado. Sin embargo, Richard Kraus nunca llegó a la sala del tribunal, desapareció presuntamente secuestrado y se le creyó muerto durante tres años, hasta 2236, cuando se le encontró en un psiquiátrico de Munhelsem, en un estado mental atroz.

A partir de entonces, Köhner, disponiendo de información privilegiada conseguida en sus extraordinarias pesquisas, ayudado de su posición como ministro y sin que su gobierno ni partido lo supiese, se dedicó durante muchos años a elaborar un intricado plan plagado de asesinatos y secuestros que sumieron al Reich en un caos terrible que provocó varios incidentes: la revuelta del 1 de Febrero de 2035, el asalto de Maremburg por ciudadanos de clase D o el atentado civil contra el führer Gustav Massen en el que el propio Köhner fue herido; son sólo unos ejemplos. El ambiente político y social tan difícil le valió al ministro de moral y ley otro ministerio, el de paz. Con esta nueva potestad, Köhner disponía del mando de una buena parte del ejercito. Fue en esta época cuando comenzó a llevar la famosa gabardina roja con enseñas, que se hizo casi un símbolo de él mismo, junto con su inseparable monóculo.

El 2240 la conjura de Köhner estalló y con él a la cabeza. El Reich se encontraba al borde de la guerra civil, los ejercito apenas daban abasto, los ciudadanos de clase A eran continuamente atacados por otros de categorías inferiores y el gobierno estaba inmerso en la mayor crisis política desde la tercera gran guerra. El 4 de Abril de 2240 la ciudad-estado amaneció ocupada por los “gabanes negros”, que era el nombre de la facción militar del ministerio de paz. Los diecinueve ministros fueron secuestrados en sus camas, juntos con sus familias, todo en el más absoluto secretismo. El gobierno fue convocado en pleno en la Sala del Reich y se cuidó de que toda la clase política acudiese a la sesión. Una vez dentro, por orden del propio Köhner, se cerraron las puertas por fuera y el ministro de moral, ley y paz pronunció su célebre discurso, televisado en directo a todas las televisiones del país. Ante la cámaras fueron ahorcados los diecinueve ministros y el edificio fue demolido con todos los miembros del partido dentro, incluido Köhner. No hubo supervivientes. Gustav Massen fue atado en la gran plaza para que los ciudadanos, liberados de los distintos sectores, hicieran con él lo que juzgasen. El führer fue quemado vivo.

Por las acciones de Köhner hoy se conoce el 4 de Abril como día de la liberación y se celebran en el país fiestas conmemorativas al “gran juez”, que se sacrificó para liberar a todos los ciudadanos. El coloso de la ciudad-estado fue erigido como gran efigie conmemorativa a su persona. En el podio de la estatua se puede leer la ultima frase de su célebre discurso: “Aunque muchos se afanen por encadenar la libertad, la justicia de los hombres siempre saldrá victoriosa.”

Anuncios

2 comentarios en “Roger Heinrich Köhner

  1. Tiz dijo:

    la gabardina roja, es un simbolismo de una caperucita roja a la inversa?? el lobo bajo la piel de cordero?

    (por cierto, me dice un pajarico que führer sería Führer porque todos los sustantivos van en mayuscula ;))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s