Invisible

Titulo original: Invisible
Autor: Paul Auster
Editorial: Anagrama
Traducción: Benito Gómez Ibáñez

Paul Auster es a Nueva York lo que el papa es a Roma. Está bien, la anterior afirmación es una gran exageración, si bien es cierto que el autor de la “trilogía de Nueva York” es uno de sus “guías espirituales”, creador de esa cultura literaria que ha servido para ennoblecer la nueva Roma de la sociedad capitalista. Él es El gran escritor de Nueva York o al menos, por no ofender a los aficionados a la literatura norteamericana, uno de ellos.

Evidentemente gran parte de “Invisible” transcurre en Nueva York, pero no toda, también París, otro de los lugares fetiche del autor, está en las páginas. El estilo que Auster ha logrado crear y que es su seña más clara de identidad impregna cada página de este libro. Algo a destacar en la literatura de Auster en general y en esta novela en concreto, es la metaliteratura, a mi juicio lo que hace que el libro sea más atractivo a la lectura. En torno a ella se desarrolla la dinámica de la historia y es ella quien termina por darnos la clave lo que acontecido; es, asimismo, lo más interesante del libro. Otro de esos aspectos típicos de la obra Asuteriana es la cotidianeidad, lo común, lo mundano, que el escritor sabe plasmar a la perfección en sus manuscritos. El ambiente y los personajes se recubren casi de carne y hueso, son muy creíbles y están muy desarrollados, eso ayuda a que la historia atraiga y atrape más. Esa verosimilitud hace que uno pueda congeniar con el protagonista, pero la metalitratura provoca un cierto desapego a esa sensación, destruye en parte el vinculo que hemos establecido con el personaje, lo cual es irónico.

La novela cuenta la vida de Adam Walker en 1967, está narrada en distintas personas, desde distintos puntos de vista y con narradores también diferentes. Todo este caos se ordena gracias a esa coherencia metaliteraria que antes se ha mencionado. Adam Walker, un estudiante de la universidad de Columbia, conoce a Rudolf Born y Margot en una fiesta y ese es el comienzo de toda una historia que incluye sexo, un asesinato, un viaje a París, una vendetta personal con estilo heroico y un desenlace de lo más mundano y algo predecible. La mayoría del texto son pensamientos, impresiones, sensaciones o descripciones. El hilo argumentativo avanza poco y despacio y la historia está llena de digresiones que no van a conducir a nada, aunque son muy agradables de leer.

Estamos hablando de un best-seller, como todo lo que sale de las manos de este hombre, una obra que intenta escandalizar con juegos eróticos surgidos de aspectos oscuros, con una dramática historia, con cierta incertidumbre de justicia y valores o el sentido del bien. El desarrollo de la historia es interesante pero no llega a convencer, al menos a este que suscribe no le ha llegado.

Cuanto más nos adentramos en el libro y más cerca está el final uno se siente descender, la lectura se hace más fácil, atrapa más, el fin está próximo y queremos saber cómo terminará, cuál será el destino de Adam Walker y la verdad sobre el antagonista, Born, la resolución de la trama podría estar bien, es aceptable. Pero nos deja fríos, no ya por el final en sí, sino por el hecho de que la lectura parece habernos conducido por meandros algo anodinos que desmerecen el resultado general. No es una novela que vaya a aportar algo nuevo a nuestra vida o nos haga pensar en cuestiones mayores, descontando elucubraciones acerca de cierta conducta moral que algunas personas conservadoras podrían tener como escandalosas.

Realmente se podría concluir con que, si bien no es una gran novela, sí que nos procurará un rato bastante agradable. Es un libro bien escrito, con una óptima historia y un desarrollo interesante que nos dejará con el deseo de leer más obras del autor. Se trata de un libro creado para entretener y tal objetivo sí lo consigue.

Anuncios

2 comentarios en “Invisible

  1. Me lo acabo de leer, casualmente, y al cerrar la última página me he quedado con cara de “un momento… ¿qué ha pasado?. Empecé y me costó enganchar. A mitad de libro estaba ya bastante interesada (cuando el relato es en primera persona) y al final me sentía completamente perdida, engañada y frustrada. Paul Auster es uno de mis autores favoritos pero, sinceramente, creo que con Invisible se ha pasado de listo. O de vago…

  2. borjarivero dijo:

    Veo que estamos de acuerdo, Marisa. Lo cierto es que sí, juega tanto con los recursos literarios que nos queda esa sensación de que se ha burlado en cierta manera de nosotros.
    Gracias por pasarte,
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s