Festival International des musiques d’aujourd’hui de Strasbourg

De entre las pocas competencias que domino o de las que puedo hablar sin demasiado riesgo de parecer estúpido, la música contemporánea no es una de ellas.

Hecha esta aclaración, he de decir que este texto es pura opinión basada en la sensación inmediata, en el sentimiento estético que uno ha podido apreciar en el festival de música contemporánea de Estrasburgo. No habrá entonces referencias de estilo o de minuciosidades sobre la complejidad de esta música. Complejidad que es bastante notable, al menos a mi modo de comprender.

El festival Musica es un referente en el mundo de la composición contemporánea. Su éxito se ha trabajado desde 1983, año en el que fue organizado por primera vez; le debe su renombre a un presupuesto que hace posible el contratar los mejores grupos especializados en ese tipo de música para tocar las obras de los compositores más vanguardistas (entiéndase “vanguardista” como los más novedosos, en boga, en primera línea)

El festival de este año estaba dedicado a Philippe Manoury, autor francés que destaca por su dominio de la electrónica en tiempo real dentro de la música. Esto significa que mientras el grupo está interpretando las partituras, los micrófonos recogen esos sonidos y añaden a la materia musical ciertas modificaciones que transforman el sonido o que introducen otros pregrabados. De este autor yo destacaría, de entre las obras que pude escuchar: Hypothèses du sextuor (2011) interpretado por el ensemble Accroche Note en la sesión del 6 de octubre y Noon (2003) que se pudo escuchar dos días después en el cierre del festival, tocando la Radio-Sinfonieorchester Stuttgart des SWR /SWR Vokalensemble. Remarcaría especialmente esta última, quizá por estar inspirada en los poemas de Emily Dickinson, algo que puedo comprender mejor que la música en sí. La obra ponía sonido a las palabras de la poetisa, lo hacía de modo secuencial: palabra por palabra, interpretando con música el significado de cada vocablo o verso. La concepción es interesante y la obra era acorde a lo esperando, sin embargo como interpretación de los poemas de Dickinson resulta algo pobre. Válido pero que no tiene en cuenta el conjunto del poema. Hurgar con el bisturí palabra por palabra le quita el significado propio, podrían haberse escogido palabras al azar en un juego dadaísta y hubiéramos tenido el mismo resultado. Escoger una obra concreta como es el caso, para no encontrar esa coherencia en la reinterpretación parece algo decepcionante. Aún así el resultado era espectacular.

Hugues Dufourt, el ideólogo de la escuela espectral, sorprendió con su peculiar visión acerca de la obra de Tiepolo y del legado que este compositor entiende y desarrolla en sus obras. En la sesión del siete de octubre, el ensemble recherche interpretó L’Afrique d’après Tiepolo (2005) y L’Europe d’après Tiepolo (2010-2011) obras muy pensadas que parecían jugar con unos sonidos llenos de carácter propio que invitaban de lleno a la imaginación.

Johannes Maria Staud, compositor austriaco, estuvo entre los más aclamados con dos obras de unos sonidos impresionantes y tan característicos como los de Dufourt, si bien diferentes como podría uno imaginarse. A este que suscribe le resultó quizá el más impresionante junto con Alberto Posadas, del que se hablará a continuación. Las obras de Staud se escucharon el día seis de mano de la Orchestre Philharmonique de Strasbourg, que interpretó On comparative Meteorology (2008-2009-2010) y el día ocho, en el cierre del festival, ejecutado por la misma orquesta que tocó las obras de Manoury; en esta ocasión la pieza fue Contrebande – On comparative Meteorology II (2010) Ambos trabajos son un todo que hubiera sido interesante escuchar en el mismo día, no obstante, de la forma en que fueron dispuestos tampoco desmereció el resultado.

Por último hay que citar a Alberto Posadas, Premio nacional de música de este año, fallado hace pocos días. El merecido galardón sirve de broche a una carrera que se justifica por su obra. En el festival Musica, el día siete el Quatuor Diotima interpretó su obra Del reflejo de la sombra (2010), que abre un ciclo para cuarteto, clarinete, bajo y soprano todavía en proceso de escritura. La segunda obra de grandes dimensiones de esta serie, Del misterio de la sombra se estrenará en Madrid el mes que viene. Esta obra de Alberto Posadas está llena de oscuridad, esto no debería sorprender dado su título, pero lo hace. Si la música es difícil de descifrar, además de en su cuestión técnica, es por lo difuso que es el conseguir una plataforma sólida sobre la que argumentar: el espectador sólo dispone de su oído para entender eso que es abstracto. Que la obra de Alberto Posadas esté llena de esa sombra significa que la bruma de la música es capaz de crear algo más: la imagen que se tambalee en nuestra cabeza, la atmósfera terrible y agobiante de la oscuridad, de la sombra proyectada, del espíritu. Lo abstracto permanece así, pero se hace comprensible por una especie de milagro.

En definitiva, el festival ha sido una experiencia muy grata para este que firma, ha sido afrontar algo nuevo y ha servido para descubrir cierta forma de comprensión, de pensamiento. Con todo ha habido obras en las que quizá por pura ignorancia no he sabido encontrar el gusto o que me han aburrido. Se trata, supongo, de falta de conocimiento. Aún así, esa abstracción melodiosa de los sonidos, la destrucción del convenio de la música antigua en favor del eco, de lo ficticio, es creación limpia, matemática del arte, una indefinición difícil de entender pero que puede agradar y que resulta un reto interesante de afrontar.

Enlaces de interés: Festival Musica

Anuncios

2 comentarios en “Festival International des musiques d’aujourd’hui de Strasbourg

  1. Mola. ¿Por qué no pruebas a escribir una entrada en francés p’a practicar?
    Estoy leyendo Teoría sociológica clásica, de Ritzer, libro básico de la asignatura de Historia de la teoría sociológica, y me siento como si debiera de haber conocido todo esto desde el instituto. Me siento muy engañado, o como si me hubieran hecho perder el tiempo (que es el caso). Algunos fragmentos me perturban tanto, dado su alcance al clarificarme el cómo hemos llegado a este momento de la historia, que tengo que colgarlos en foolfiction.

  2. borjarivero dijo:

    Sí que es interesante sí, sigue estudiando que luego me tendrás que instruir a mí. Quizá te haga caso con la entrada en francés, es buena idea.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s