Habladles de batallas, de reyes y elefantes

habladles

Título original: Parle-leur de batailles, de rois et d’éléphants
Autor: Mathias Énard
Traducción: Robert Juan Cantavella
Editorial: Random House Mondadori

No imagino difícil de suponer qué es lo que me llamó la atención del libro. El título es muy sugerente. Me acerqué al volumen, leí la sinopsis, eché una ojeada a sus páginas e inmediatamente fui a pagar. Incluso estas navidades he adquirido otro para regalar a un buen amigo. Se trata de una de esas joyas de papel, que me encantaría tener siempre conmigo para revisar cuando sienta le necesidad.

La sinopsis es sencilla y jugosa: Miguel-Ángel diseñó un puente en Constantinopla para atravesar el cuerno de oro. Hasta ahí la parte verídica, el resto es ficción. Énard saca al florentino de Italia para mostrárnoslo. En este what if, Miguel Ángel deja los trabajos de la tumba de Julio II, Papa de gran carácter, (ha pasado a la historia como el Papa guerrero, además fue enemigo acérrimo de los Borgia, incluso se ha especulado su papel en la muerte de éstos) y huye para instalarse en una pequeña casa de la capital de oriente.

En sus páginas, Énard cuenta la historia de la estancia del genio. De su inquietud por el Papa abandonado, de su ambición de grandeza y gloria, y de la lucha perpetua con su sexualidad, nunca bien resulta. Asimismo la atracción gravitatoria de su figura nos acerca otros personajes reales y ficticios, o a medio cambio entre ambos. Es una bella historia sobre Miguel-Ángel, un encuentro entre occidente y oriente, dos mundos distintos relacionados gracias a uno de los grandes hombres del momento.

Apenas hay documentación sobre este encargo, Enard puede sentirse cómodo describiendo. Pinta un retrato del florentino con gran detalle en su fondo. Un estilo con frases cortas, un ritmo lento, fácil de leer. Una delicia turca deshaciéndose en la boca. Es casi poesía. De hecho algunos críticos lo han calificado de un “poema en prosa”.

Como contrapartida, el autor quizá peque de cierto preciosismo innecesario o forzado en algunos momentos, es el único pero que yo le encuentro.

El libro ha sido muy bien considerado por la crítica, quedando en los finalistas de los grandes premios literarios de Francia. Consiguiendo finalmente el Prix Goncourt des lycéens.

“La noche no conduce al día. Arde en él. Al alba la llevan a la hoguera. Y con ella a sus gentes, los bebedores, los poetas, los amantes. Somos un pueblo de relegados, de condenados a muerte. No te conozco. Conozco a tu amigo turco, es uno de los nuestros. Poco a poco desaparece del mundo, engullido por la sombra y sus espejismos; somos hermanos. No sé qué dolor o qué placer lo ha empujado hacia nosotros, hacia el polvo de estrellas, puede que el opio, puede que el vino, puede que el amor; puede que alguna oscura herida del alma, bien oculta entre los pliegues de la memoria.”

Nota: Un servidor ha leído la versión francesa, publicado por la editorial Babel. Por tanto no puedo comentar nada sobre la traducción española. Pero siendo Mondadori quien edita, no creo que me equivoque mucho si me aventuro a imaginar como de buena calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s