Sobre el autor


Nombre completo:
Borja Rivero Ferreras

Fecha de nacimiento: 15 de Enero de 1990

Lugar de nacimiento: Ponferrada (León)

Ciudad de residencia: París

Los perfiles son un intento de respuesta a esa pregunta tan incómoda sobre el ser. No entraré ahí, no nos pongamos profundos, pero tampoco me gusta el exhibicionismo, el nudismo sólo con amigos, gracias. Por garabatear diré cuatro cosas para los curiosos: me gusta escribir; (llegados a este punto es algo bastante evidente) cómo surgió semejante inclinación es un enigma oscuro, no hubo gran revelación tras la lectura de una socorrida “Moby-Dick” o “La isla del tesoro”, simplemente ocurrió igual que pudo no hacerlo. A partir de ahí hubo evolución, ciertas sorpresas y un gran interés por continuar y mejorar.

No obstante el talento es más oscuro aún que esos recuerdos removidos. Su afirmación es subjetiva, imposible desde la primera persona e insuficiente o difícilmente creíble desde terceras. De ahí se deslizan los problemas de nomenclatura. ¿Qué es ser escritor? No hay respuesta.

Un blog como éste trata de establecer un pequeño puente entre el que escoge las palabras y quien las lee. Una suerte de lugar de encuentro para desconocidos, donde la mano anónima (pese a la firma) sea leída por algún tipo de público, cosas del siglo XXI. Si hay talento o no lo juzgará el lector, uno sólo hace uso de la posibilidad de mostrar lo creado.

Intereses:

Resistir es un interés muy noble a mi entender, no siempre fácil y además parece sensato hacerlo. Mis gustos o métodos de resistencia no van más allá de lo esperable (aunque de no ser así evitaría decirlo aquí, claro) Vayamos con la socorrida lista: literatura, cine, música (con tendencias hacia la clásica y la ópera), teatro, arte, filosofía, viajes, largos paseos, conversaciones, café, pan, la compañía de algunos amigos…

Más cosas: prefiero el océano para descansar, pero también me gusta el interior, entre Goya y Velázquez elijo a Goya (para gustos, pintores), entre Batman y Superman al murciélago, Sherlock Holmes siempre me divierte, pero me gustan más las aventuras de Montecristo. La última gran revelación: mi color favorito es el azul índigo.

Sobre mis lecturas:

 Un día leí a Pierre Michon y continué leyendo hasta terminar todo lo publicado. De su obra prefiero “Los once” y “Abades”. Cuando viajo por el campo inmediatamente me acompaña la prosa de A. Stasiuk, una de mis huidas soñadas es hacia Rumania, sólo por poner paisaje a su libro “De camino a Babadag”. Y si las mañanas de primavera son frías y claras es “La señora Dalloway” quien acude a mi memoria y Virginia Woolf se apodera de mí unos instantes. Después… “Cyrano de Bergerac”  (E.Rostand) aún me hechiza, las “Ficciones” de J.L.Borges siguen sorprendiéndome por su exquisito mecanismo, “Thomas el oscuro” (M. Blanchot) me hace temblar, Camus me eriza el pelo de la nuca, P.Handke es una eminencia, ante J.Gil de Biedma me inclino por adoración, también ante F.G.Lorca, leer M. Proust es morder el exquisito cuadro de su búsqueda…

Podría seguir, la lista de autores aún es larga… sigo un poco más: A.C.Doyle, E.A.Poe, P.B.Shelley, O.Wilde, G.Flaubert, C.Bukowski, J.Fante, W.Faulkner, S.Beckett, H.P. Lovecraft… Las pasiones no son fáciles de contener, pero ahora sí me detengo, el exceso nunca fue una virtud, aunque tampoco carezca de encanto.