Carta desesperada

Querida Tzasina: Te escribo porque es lo único que puedo hacer. Debo decirte esto ya que a veces me pregunto por qué te reconocí a primera vista. Quizá todo esto sea un engaño y nos espere un camino muy distinto, pero imaginatelo, estoy aquí, sólo, al borde de la locura, febril, aspirando las bocanadas que […]

Leer más Carta desesperada

El azar

El azar, esa marvillosa irrealidad a la que muchas personas dejan su vida en fideicomiso. Fortuna es una diosa voluble, de temperamento cambiante y, lo más inquietante, es ciega. Así como en tanta imagenes, tantos textos, tantas representaciones e incluso en canciones se nos revela, esta mujer de caro abolengo maneja la rueda que gira […]

Leer más El azar

Calibán

Carta XVIII de la correspondencia de S. Grau León a J. R. Strauss. Invierno de algún año desconocido. (fragmento) […] Eres el sol, eres tú la luz que me ilumina cada día, rey sobre el cielo, inalcanzable. Cada día, cada mañana cuando naces es la vida la que se inspira en mi pecho. Soy una […]

Leer más Calibán

Frenesí histérico

Carta II de la correspondencia de S. Grau León a J. R. Strauss. Invierno de algún año desconocido. (fragmento) […] Pues son estas cosas que apenas significan nada y buscando en las arenas algo similar a la esperanza, sólo las manos se hunden para surgir llenas de nada. Nada que ni es escarlata ni azur […]

Leer más Frenesí histérico

As de picas

Siempre llevaba un as de picas en la cartera. S.Vega era un tipo corriente, quizá algo introvertido, cuya única pasión conocida eran los libros sobre teología. Era fascinante escucharle hablar de madrugada sobre el santo Job u otros varones de rara historia y terrible final. Era memorable cuando, ya naciendo el sol, S.Vega se subía […]

Leer más As de picas