Miércoles fragmentado: Thomas el oscuro, Maurice Blanchot

“Dans toutes les âmes qui l’environnaient comme autant de clairières et qu’elle pouvait approcher aussi intimement que sa propre âme, il y avait, seule carté qui permît de les percevoir, une conscience silenciseuse, fermée et désolée, et c’est la solitude qui créait autour d’elle le doux champ des relations humaines où, entre d’infinis rapports pleins […]

Leer más Miércoles fragmentado: Thomas el oscuro, Maurice Blanchot

El hombre de arena

Su sobrina había derramado un vaso de agua sobre el mantel. No era nada, apenas una humedad pequeña y redonda cerca de la fuente de codornices; no obstante, fue suficiente para revolucionar la mesa. Los padres se levantaron para estorbarse uno a otro mientras se disputaban la culpa del incidente. Los abuelos intentaban dirigir las […]

Leer más El hombre de arena

Aquellos hombres tristes

La primera vez que su padre le vio llorar le cruzó la cara. Desde entonces ha evitado hacerlo. Los hombres no pueden ser débiles, no pueden llorar. Le inscribieron en fútbol, era el portero. Odiaba ese deporte, pero no podía hacer otra cosa. Todos los domingos su padre y su hermano mayor se sentaban ante […]

Leer más Aquellos hombres tristes

Caer

La pupila es una mota de vacío. Parece extraordinario que en el rostro, en esa parte de la anatomía a través de la cual se dice que asoma el alma, haya un punto oscuro, un hueco, un abismo rodeado de una irisación asombrosa. ¿Es en esa oquedad? ¿Está ahí el alma a la espera de […]

Leer más Caer

Balada de un día de octubre

El caballo lleva una barda con tres abedules blancos. El jinete hace trotar a la montura sin forzarla en exceso. Está perdido en sus pensamientos, silba alguna tonadilla de cuando en cuando y se distrae girando la cabeza de un lado al otro. No conoce ese bosque, pero pretende dominarlo pronto. Por otra parte la […]

Leer más Balada de un día de octubre

Un jardín sin estatuas

Camino en un jardín de ojos huecos que miran sin ver. No tengo prisa, paseo entre árboles, cerca de las fuentes, evitando esa materia negra que permanece insomne con cuerpos de hombre, con pies de titán, con manos de creador. Orfeo me persigue, quizá ya ha llegado a la locura y ve en cada sombra […]

Leer más Un jardín sin estatuas

Marta

Marta observaba aquella caja con culpabilidad. El fondo rosa le encantaba y cuando la cerró, su superficie blanca le gustó aún más, las letras de su tapa también eran del color interior. Fue a la cocina y arrugó el cartón lleno de migas y azúcar glass desechada. Era la caja de una pastelería. Luego apuró […]

Leer más Marta